ProAstronomía

Representa la intención de unir a los amantes de la Astronomía para favorecer el desarrollo de esta ciencia en Cuba y en cualquier parte del mundo

Archive for the ‘Opiniones’ Category

¿Por qué mirar al cielo?

Posted by ProAstronomía en marzo 16, 2010

Por Carlos Alberto Heredero Gracia

Resulta sumamente curioso que tras el paso del huracán Michelle, con toda su destrucción y violencia, nos quedó a los aficionados a la astronomia un regalo incomparable: un cielo asombrosamente negro y profundo. Maravillas que siempre han estado ocultas a los ojos de los habitantes de las ciudades se mostraron con la oscuridad reinante.

No solo los aficionados, muchas personas se me acercaron para mencionarme la “asombrosa claridad y belleza del cielo”. Creo que resulta penoso tener que esperar a un evento de tan amargas consecuencias para que nos demos cuenta de lo que nos estamos perdiendo.

¿No sería mejor luchar por ver el cielo limpio de contaminación a diario?

Incluso hubo personas que en su inocencia no pensaron nunca ver un cielo así. Sin saber, o sin sentarse a meditar, en que precisamente ese es el estado normal del cielo. La naturaleza nos premió con esa maravilla de absoluta negrura cuajada de perlas resplandecientes. Y… ¿porqué no nos damos cuenta de ello?

Hay un refrán en que se dice “que nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”. Este es un ejemplo característico.

Despertando…

Nadie es capaz de imaginarse lo que aprendería si normalmente observáramos hacia arriba una vez al día. Las diferencias entre el dia y la noche son marcadas, pero el análisis en los tipos de nubes, las fases de la luna, la forma de las constelaciones, los meteoros, todo es una maravilla que espera por que cada uno de nosotros las descubra.

Es increíble la sensación que nos llena al darnos cuenta de lo que ocurre allá lejos. Mejor aún lo es el saber que sólo hacia arriba podemos saber realmente el significado de la palabra infinito. Porque únicamente en esa direccion podemos extender nuestra vista hacia la infinidad del espacio, y mas que eso, viajar al pasado cada vez que lo hacemos. Son tantas las cosas de que disponemos sin ningun trabajo, sin ningun costo, que si estuvieramos conscientes de ello caminariamos con la cabeza en alto, para no perdernos ni un minuto de esa oportunidad que nos regalan.

¿Qué hacer entonces?

Solo mirar el cielo. Observe cada vez que pueda, en una parada de omnibus, en la escuela, en el trabajo, caminando o con su pareja. Piense cada vez que lo haga en la inmensidad del cosmos, en lo pequeño que somos y lo lejos que hemos llegado. Piense en los siglos de observacion paciente por parte de aficionados y profesionales, en las leyendas creadas por los antiguos, en la admiracion de un niño al ver por primera vez la luna, y sobre todo, en la posibilidad de que existan hermanos nuestros allá arriba. Seres que, en estos instantes, pudieran estar pensando en la posibilidad de existencia de otros seres aquí abajo. Que tal vez pudieran imaginarse un planeta azul, repleto de vida, de seres y de agua, de aire y energía, que en algun momento pudiera debatirse entre la vida y la muerte. Un planeta que seguranmente seria mejor que el que ellos viven, porque los que tenemos la dicha de vivir y pensar siempre soñamos lo mejor.

Si usted llega a darse cuenta de esto, estamos seguros que al mirar arriba, al infinito salpicado de estrellas, no se sentirá nunca más solo, porque no sera otra cosa que una parte de ese universo enorme que nos da un pequeño aliento de vida.

Anuncios

Posted in Opiniones | Leave a Comment »

De una filosofía astronómica al mal en el hombre

Posted by ProAstronomía en marzo 16, 2010

Por Carlos Alberto Heredero Gracia
Editorial del Boletín RIAA número 3

A todos aquellos que descubren la necesidad de cambiar el mundo,
aunque solamente lo vean a la hora de la muerte…
A todos los que han muerto por saberlo

Desde el principio siempre pensamos en nuestra idea del mundo, como si esta lo rigiera. Como si esta fuera la semilla y la ley del Universo.

Como si fuéramos los reyes, o incluso mas allá, los dioses que lo dirigen. Nuestro pensamiento, con la fuerza que es inherente a su complejidad, se abandona al vicio del egocentrismo. Se imagina que es la única razón de existencia del universo, intenta capturarlo e introducirlo en leyes matemáticas y postulados con introducción y resumen. Se siente dueña de todo, hasta de sí misma, y con derechos reservados a cambiarlo todo y cada una de las cosas a su antojo. Con derecho a destruir, a cambiar, a considerar que puede mejorar las cosas desde su propio punto de vista, a obligar a los fenómenos a sentirse dominados por la razón humana.

¿Lo peor del hombre?…

La supremacía de la razón exacerbada por el ego.
El creer que es lo máximo, el hijo pródigo de la naturaleza, la creación superior del mundo o de Dios.

¿Cómo se manifiestan estas ideas?

Destruyéndose a si mismo. Por multitud de vías. Destruyendo a los demás, pisoteando los derechos del resto de la raza humana, de sus vecinos, de los animales, de las plantas, de la vida entera del planeta. Acabando con los bosques (los pulmones del planeta), con los ríos y los mares (que son la sangre del planeta), con la tierra (que es la arquitectura planetaria) con el aire que respiramos todos los que lo habitamos (que es el aliento de la vida).
Se manifiestan en cada guerra, en cada acto terrorista , en cada pelea con el vecino, en cada acto vil que cometemos. Se manifiesta en cada mal que hacemos a la vida, en cada gota de petróleo que derramamos, en cada partícula de humo que emanamos a la atmósfera.
Se manifiesta sobre todo, en el odio que nace por si solo, y en el que se engendra. También en el que se induce, el que se enseña a los niños, el que usamos en la vida diaria.

¿Porque no se soluciona este problema?

Buena pregunta, respóndala usted…

¿Cómo se pudiera solucionar?

Cambio de mente. Cambio de vida. Cambio de sentimientos. Y debo decir a la naturaleza, que si es necesario, cambio de nuestra especie.

¿Qué pudiera salvarnos?

Un humano con razón. Un hombre nuevo, despojado de anuncios, miedos, temores y de odios. O mejor, muchos de ellos. Muchos niños nuevos, un ejército de héroes anónimos, que con su mentalidad cambiaran a la especie destructora.

O una casualidad natural. Un milagro cósmico. Una intervención superior, o si se quiere, divina. Un enviado del cielo, del espacio o de donde se pueda.

Quizás en algún rincón del planeta, o en alguna galaxia del universo, quede aislada la virtud fundamental de una raza.

Quizás solo haga falta un ser, una vida especial para que destape esa caja, y salga a la luz, cual caja de pandora, la vergüenza humana.

Mientras tanto eso no suceda, nosotros, aquí abajo, seguiremos sobreviviendo.

Posted in Opiniones | Leave a Comment »

La divulgación en función de la astronomía

Posted by ProAstronomía en diciembre 19, 2002

Por Jorge Fidel Cubiles.

E-mail: astrocubiles@yahoo.es.

En mas de una ocasión he quedado asombrado, muchas veces cuando por los medios masivos de divulgación anuncian un acontecimiento de carácter astronómico. Es bueno señalar el modo en que en algunas ocasiones se publican y llegan a la población en una forma errada, poco precisa y hasta a veces sensacionalista. Ejemplo de ello es la manera con que se menciona el paso de un asteroide en nuestra cercanía, o el descubrimiento de algunos de estos cuerpos, acompañado de una estela de especulación y conjeturas que asombran y confunden. No lejos están aquellas personas que de buena fe o no se precipitan a tocar el tema, o tan solo hablan por hablar y no se dan cuenta que pisan un terreno en el cual no están capacitados.

La astronomía es una ciencia, no es un juego de pelota ni un show musical, y requiere de una seriedad y veracidad en la información que se da al público. Para adquirir un conocimiento general (y no parcial) la gente tiene derecho a conocer lo que sucede en el entorno de nuestro universo, que nos trajo el pasado y que nos depara en el futuro. De todas formas somos hijos del cosmos, y nuestro azul planeta junto con el resto de nuestros parientes los demás cuerpos del sistema solar, viajamos como una pequeña navecilla alrededor de una galaxia llamada Vía Láctea, que a su vez es parte de un cúmulo de objetos similares.

En mi corta experiencia radial (que conjuntamente comparto con otro colega) hemos tenido momentos en que la presión del tiempo asignado a sido tal que nos hemos visto obligados a omitir datos o explicaciones sobre determinados temas, pero estas no dejan de ser situaciones de carácter técnico que nos imposibilitan realizar nuestra tarea como hubiéramos querido (pero el dios Kronos es implacable).

Como parte de la información el lenguaje es importante. A veces he observado que se extienden en explicaciones con mucho tecnicismo, y se adentran en temáticas tan complejas que harían muy difícil su entendimiento por parte del receptor. Esto lo hace denso y aburrido, perdiendo la persona finalmente el interés. Lo importante radica en hallar un lenguaje entendible, buscar un incentivo y una mayor atención, facilitando de esta forma una mayor comprensión. Así estaríamos haciendo una excelente divulgación y de esta manera cumpliríamos nuestro objetivo.

Para aquellos que gustan de la astronomía es bueno recordar que la pasión y el amor no lo es todo; si la divulgación no la enfocamos de una manera correcta, sencilla y veraz estaríamos tirando por la borda nuestro trabajo. Desgraciadamente no somos magos que sacamos cartas debajo de la manga, pero sí somos comunicadores, y es nuestro interés que otros aprendan y tengan una razón de mas para mirar la noche mas allá de un mito, un poema o simplemente un romance bajo la luna.

Posted in Opiniones | Leave a Comment »