ProAstronomía

Representa la intención de unir a los amantes de la Astronomía para favorecer el desarrollo de esta ciencia en Cuba y en cualquier parte del mundo

Archivos de la categoría ‘Forma de los planetas’

La forma de los astros: los planetas

Publicado por ProAstronomía en enero 5, 2011

Por Carlos Heredero

Nuestra cultura actual esta llena de imágenes de astros tomadas por los mejores telescopios del mundo. Desde las fotos tomadas por el famoso telescopio espacial, hasta los planetas que podemos observar con los más simples telescopios, hemos ido descubriendo nuevos astros y una nueva perspectiva del cosmos, que incluye su transformación en imágenes artísticas.

Pero cuando vemos estas fotos del espacio, continuamente estamos observando en ellas objetos de forma esférica. Desde las propias estrellas (como nuestro Sol) hasta los planetas y satélites de nuestro Sistema Solar, la forma es siempre la misma. Son “redondos”.

Pero, ¿porqué no hay planetas “planos”, “triangulares” o incluso “cuadrados”?
Sería algo ilógico y muy extraño. Algo que nunca veremos, pero que se vería así como este que dibujo a continuación:

Para entender el porqué de la abundancia de la forma esférica en el universo, podemos buscar ejemplos incluso en nuestra vida diaria. Cuando lanzamos un poco de agua hacia arriba, y la observamos caer, vemos como se separa en multitud de gotas, cada una de las cuales toma la forma esférica por sí sola. Si pudiéramos tomar una foto de una gota mientras cae, se notaría fácilmente su forma muy cercana a la redondeada, aunque afectada por las fuerzas propias de la resistencia del aire y su movimiento, que la deforman un poco.

Esta forma se debe (en el caso de los líquidos) a una fuerza llamada “tensión superficial”, que trata de mantener unidas las moléculas de agua que componen la gota. De esta forma, la fuerza nombrada evita la aparición de “esquinas”, “elevaciones” o cualquier otra característica que desvíe su forma de la esférica.

En el caso de los planetas, por ejemplo, debe haber una fuerza parecida que los obligue a mantener una forma redondeada. Y claro, esa fuerza es la gravedad, una de las reinas de las fuerzas en el Universo. Ella trata de mantener unidas las partículas que forman los planetas, las estrellas y los demás cuerpos que existen en el cosmos.

Pero, ¿cómo funciona este mecanismo natural, que lleva a los planetas y las estrellas a tener esa forma?

Como quizás ya sepas, los planetas surgen de los restos de la formación de una estrella. Estos restos, compuestos casi todos por grandes trozos de rocas, polvo y gases, se van acumulando. Como ya las zonas exteriores se han enfriado bastante, existen también pedazos bien grandes de material helado, grandes bloques de hielo, con mucha agua en su composición. Todos estos materiales van uniéndose (bajo la acción de la fuerza de gravedad) hasta formar los cuerpos conocidos como protoplanetas. Estos ya comienzan a mostrar la forma esférica, pues existe un límite inferior de masa a partir de la cual el cuerpo esta obligado a asumir una forma redondeada. Mientras más materia tenga el protoplaneta, más redondeado será.

Con el transcurso del tiempo se agrega más y más materia al cuerpo original, hasta que se acaba el material en sus alrededores. Como en la misma medida que se hace más grande el protoplaneta, su fuerza de gravedad aumenta también, hay mayores probabilidades de que cualquier fragmento de material que pase cercano caiga hacia él y termine formando parte del futuro planeta.

Así que ya tenemos formado al planeta. Pero aquí no termina la cosa, porque la materia que lo compone, al ir aumentando, va haciendo crecer la presión sobre los materiales que están en su centro. Así tenemos que la presión y la temperatura en el centro van aumentando, y todo lo que hay cercano a su centro se hace “plástico”. O sea, se comprime y se transforma en una especie de materia que casi es como un líquido muy denso. O como la plastilina, que puedes moldearla a tu antojo. Así que por efecto de la gravedad, las zonas interiores del planeta toman una consistencia moldeable, y esto acaba de darle la forma esférica casi perfecta.

La excepción a esta forma redondeada es cuando un cuerpo no tiene suficiente masa para que la gravedad que genera lo obligue a ser esférico. En estos casos de cuerpos pequeños, la forma puede ser algo extravagante, y por lo general se les conoce como “de forma de papa, o patata”, porque pueden ser alargados, con protuberancias, muy parecidos a una patata. Pero esta es otra parte de la historia.

Cometa Hartley 2, lo más parecido del mundo a una patata. (EPOXI/NASA)

Pero si aún no entiendes bien el porqué de la forma esférica de un cuerpo como la Tierra, piensa en las montañas y grandes depresiones que tiene nuestro planeta. Estas formas tienden a variar la superficie de la Tierra de la forma esférica, porque crean protuberancias y huecos. Pero, ¿que le sucede a una roca que cae desde una montaña?  Va a rodar hasta llegar a la parte más baja del terreno, lo más cercano posible del centro del planeta. Así se van rellenando los huecos bajos, y las montañas van perdiendo altura. Por tanto, la superficie de un planeta tiende a tener en todas partes la misma altura, a emparejarse, y cuando se mira desde lejos, esto lleva a lograr poco a poco una forma redondeada.

Pero, de seguro te preguntarás el porqué existen las montañas, y otros “accidentes” del terreno. Bueno, eso es parte de otro artículo, que no dejará de ser tan interesante como este.

Puedes verlo aquí.

Publicado en Forma de los planetas | 1 Comment »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.