ProAstronomía

Representa la intención de unir a los amantes de la Astronomía para favorecer el desarrollo de esta ciencia en Cuba y en cualquier parte del mundo

¿Por qué mirar al cielo?

Posted by ProAstronomía en marzo 16, 2010

Por Carlos Alberto Heredero Gracia

Resulta sumamente curioso que tras el paso del huracán Michelle, con toda su destrucción y violencia, nos quedó a los aficionados a la astronomia un regalo incomparable: un cielo asombrosamente negro y profundo. Maravillas que siempre han estado ocultas a los ojos de los habitantes de las ciudades se mostraron con la oscuridad reinante.

No solo los aficionados, muchas personas se me acercaron para mencionarme la “asombrosa claridad y belleza del cielo”. Creo que resulta penoso tener que esperar a un evento de tan amargas consecuencias para que nos demos cuenta de lo que nos estamos perdiendo.

¿No sería mejor luchar por ver el cielo limpio de contaminación a diario?

Incluso hubo personas que en su inocencia no pensaron nunca ver un cielo así. Sin saber, o sin sentarse a meditar, en que precisamente ese es el estado normal del cielo. La naturaleza nos premió con esa maravilla de absoluta negrura cuajada de perlas resplandecientes. Y… ¿porqué no nos damos cuenta de ello?

Hay un refrán en que se dice “que nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”. Este es un ejemplo característico.

Despertando…

Nadie es capaz de imaginarse lo que aprendería si normalmente observáramos hacia arriba una vez al día. Las diferencias entre el dia y la noche son marcadas, pero el análisis en los tipos de nubes, las fases de la luna, la forma de las constelaciones, los meteoros, todo es una maravilla que espera por que cada uno de nosotros las descubra.

Es increíble la sensación que nos llena al darnos cuenta de lo que ocurre allá lejos. Mejor aún lo es el saber que sólo hacia arriba podemos saber realmente el significado de la palabra infinito. Porque únicamente en esa direccion podemos extender nuestra vista hacia la infinidad del espacio, y mas que eso, viajar al pasado cada vez que lo hacemos. Son tantas las cosas de que disponemos sin ningun trabajo, sin ningun costo, que si estuvieramos conscientes de ello caminariamos con la cabeza en alto, para no perdernos ni un minuto de esa oportunidad que nos regalan.

¿Qué hacer entonces?

Solo mirar el cielo. Observe cada vez que pueda, en una parada de omnibus, en la escuela, en el trabajo, caminando o con su pareja. Piense cada vez que lo haga en la inmensidad del cosmos, en lo pequeño que somos y lo lejos que hemos llegado. Piense en los siglos de observacion paciente por parte de aficionados y profesionales, en las leyendas creadas por los antiguos, en la admiracion de un niño al ver por primera vez la luna, y sobre todo, en la posibilidad de que existan hermanos nuestros allá arriba. Seres que, en estos instantes, pudieran estar pensando en la posibilidad de existencia de otros seres aquí abajo. Que tal vez pudieran imaginarse un planeta azul, repleto de vida, de seres y de agua, de aire y energía, que en algun momento pudiera debatirse entre la vida y la muerte. Un planeta que seguranmente seria mejor que el que ellos viven, porque los que tenemos la dicha de vivir y pensar siempre soñamos lo mejor.

Si usted llega a darse cuenta de esto, estamos seguros que al mirar arriba, al infinito salpicado de estrellas, no se sentirá nunca más solo, porque no sera otra cosa que una parte de ese universo enorme que nos da un pequeño aliento de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: