ProAstronomía

Representa la intención de unir a los amantes de la Astronomía para favorecer el desarrollo de esta ciencia en Cuba y en cualquier parte del mundo

Archive for 23 febrero 2002

Impacto de la contaminación luminosa en el medio ambiente.

Posted by ProAstronomía en febrero 23, 2002

Autor:

Luis Olivares Milanés

Grupo: Cruz del Sur

RESUMEN

Mucho auge ha tomado en el mundo actual la preocupación por el cuidado y preservaciòn del medio ambiente. Sin embargo, en la mayorìa de los estudios sobre Ecología que fueron consultados, se soslaya la contaminación luminosa y se le dedica muy poca atención, vacío que pretendemos llenar ya que hasta donde sabemos, en nuestro país no se han realizado estudios sobre el particular.

Se entiende por contaminación luminosa el resplandor producido por la luz artificial procedente, principalmente del alumbrado público que se escapa hacia el  cielo, formando un inmenso globo de luz dirigido hacia el firmamento, desapareciendo en él la oscuridad del cielo.

Con este trabajo se pretende llamar la atención sobre este tipo de contaminación, tan perniciosa como las demás y promover el inicio de estudios sobre el tema por parte de la comunidad científica en aras de la promulgación de una legislación adecuada con vistas a la conservación del cielo  astronómico.

INTRODUCCIÓN

Muchos tienen la idea que los promotores de los cielos oscuros queremos apagar todas las luces de las ciudades y volvernos a una época de calles peligrosas donde los criminales se escondan en las tinieblas. Uno supondría que los delincuentes estarían encantados de tener menos luz por la noche, sin embargo, la realidad es muy distinta. Gran parte de la campaña es una lucha para conseguir un alumbrado más eficiente.

Resulta que las luminarias mal diseñadas deslumbran tanto que, con frecuencia, dificultan la visión y, peor aún, suelen dejar unas lagunas que no se alumbran.

Otro ejemplo que suele ser menos familiar es el peligro que el alumbrado puede significar para la seguridad vial. El mal diseño de las luminarias causa un deslumbramiento en los conductores de vehículos que reduce su capacidad de visión. De nuevo, la meta no es quitar las luces en las calles y carreteras sino procurar que la luz que emiten sea útil y eficaz.

¿Acaso queremos vivir en un mundo donde hasta los habitantes de los pueblos más pequeños  y perdidos no conozcan la belleza de las estrellas?

Por supuesto que no y para esto hace falta hacer  mas. Sólo así podremos salvar las estrellas para nuestros hijos y nietos.

DESARROLLO

Durante el siglo que concluyó, muchas más personas han perdido la espectacular vista del Universo que sus antepasados disfrutaban en las noches despejadas. El desarrollo de la tecnología de iluminación eléctrica y el incremento de la población urbana ha causado un rápido incremento de la luminosidad del cielo en las ciudades y pueblos. Algunos miembros del público general no han visto nunca lo mejor del cielo oscuro. Para los pobladores urbanos, el estudio de las estrellas esta limitado a las simulaciones de los planetarios. La vida moderna nos ha robado una parte de nuestra herencia. Los cometas Hyakutake y Hale –  Bopp ,dos de los mas espectaculares cometas de nuestro tiempo ,fueron para muchas personas meras bolas de pelusa borrosas por la claridad de la contaminación luminosa. Hasta en las áreas rurales ,la mala disposición de las luces exteriores afecta la calidad de las noches oscuras. Como ha dicho Leslie Peltier en su autobiografía ”Luz de estrellas en la noche”:

“La Luna y las estrellas no son mas grandes viniendo al campo. El campesino ha cambiado su naturalidad por la potencia de soles de noche. Sus hijos no conocerán nunca la bendición de la noche negra.”

La contaminación luminosa es una especial amenaza para los astrónomos profesionales y aficionados. Muchas observaciones, incluyendo muchas de interés cosmológicos, pueden ser hechas únicamente desde sitios de observación muy escogidos y muy alejados de los centros poblacionales. Algunos viejos observatorios como el David Dunlap en Ontario y Monte Wilson en California, están severamente afectados por la contaminación luminosa de los centros urbanos adyacentes. Los nuevos observatorios son usualmente instalados en sitios remotos y los astrónomos aficionados rutinariamente viajan largas distancias para escapar de la claridad de las ciudades y pueblos. Hay observaciones que pueden ser hechas desde el espacio pero tres décadas de Astronomía espacial han incrementado la necesidad de observaciones con base en la  Tierra

El incremento de la luminosidad del cielo con efectos adversos para el ambiente y perjuicios para los astrónomos es lo que se llama “contaminación luminosa”, originado por el abuso de luces que no redundan en beneficio de la iluminación nocturna efectiva. Esta es la luz que se lanza horizontalmente y hacia arriba al cielo desde las mal diseñadas luminarias fijas, deslumbrando a conductores y público general, comprometiendo la visibilidad, la protección y la seguridad. En todo el mundo anualmente se pierden varios millardos de dólares en generación de energía que se gasta en esta luz derrochada. Nuestro país, contrariamente a lo que pudiera pensarse, no está exento de este despilfarro.   Existen soluciones al problema de la contaminación luminosa y se han instituido ordenanzas para el uso de luces exteriores en numerosas comunidades cercanas a los grandes observatorios como los de Tucson, Arizona y San Diego, California. La mejor solución es el uso de luminarias que dirijan toda la luz hacia abajo ya que la luz surgida de éstas no es visible directamente desde los lados — un defecto universal de las luces de calle y de patio. Puesto que en esos lugares es donde hace falta luz , se requerirán menos luces totales y por tanto ,  menos energía.

Adicionalmente pueden mejorarse muchos costos utilizando manantiales de luz que requieran menos potencia para producir una cantidad dada de luz. En orden creciente de eficiencia , los tipos comunes de luces exteriores son:

  • Incandescentes ( bulbos ordinarios , 60 )
  • Vapor de mercurio ( luz violeta – blanca, 30 )
  • Sodio de alta presión ( rozado – mandarina, 15 )
  • Sodio de baja presión ( amarillo, 10 )

El número acompañante es el de “ Watts consumidos por 1000 lumens producidos “ e indica la cantidad de energía eléctrica ( watts ) requerida para producir la misma cantidad de luz visible ( 1000  lumens ). En adición a la luz producida con un menor costo , las luces de sodio de baja presión ( L P S ) son casi monocromáticas con lo que mucha de la claridad puede ser filtrada por los astrónomos. Las LPS son especialmente buenas para iluminación de calles , parqueos , luces de seguridad y cualquier otra aplicación donde el color suministrado no sea importante. Aún cuando las luminarias eficientes generalmente tienen un mayor costo que las contaminantes , este costo es rápidamente recuperado a través de los menores costos de operación. En California, las ciudades de Long Beach , San Diego y San José han realizado ahorros substanciales cada año por media del uso extensivo de LPS en el alumbrado público. Por ejemplo , se puede reemplazar  una lámpara usual de vapor de mercurio de 175 watts por una LPS de 35 watts y obtener el mismo resultado , sin deslumbramiento ni invasión de luz. La energía ahorrada es notable y la visibilidad es la mejor.

Una menor contaminación luminosa y un mayor ahorro pueden ser obtenidos usando no más luces que las requeridas. En particular , muchas más luces y / o pobremente resguardadas pueden arruinar la adaptación a la iluminación nocturna, cegándonos justo cuando necesitamos ver. Cuando vamos de la claridad a la oscuridad o viceversa , impera  “ la adaptación transitoria “ y tenemos una pobre visibilidad por un rato. En adición , las luces solamente deben ser usadas cuando sean necesarias.

El incremento de luces generalmente da una sensación de mayor seguridad , pero no está evidenciado significativamente a través de las estadísticas que más luces redunden en menos crímenes.

La escasez  de conocimientos, más que la resistencia , es el gran problema en el control de la contaminación luminosa. Después de todo, ! Cuesta dinero esta contaminación !. Comparando el caso con muchas otras formas de contaminación , son factibles soluciones simples y lo mejor de todo , todos nos beneficiamos aplicando estas soluciones. Muchas personas no están conscientes  de lo caro , del derroche y del perjuicio asociado al uso excesivo de luces . El deslumbramiento es incorrectamente percibido como buena iluminación. La contaminación incluye no sólo la luz misma sino también otras formas de contaminación ambiental , asociadas a la extracción , transportación y quema de carbón y petróleo , los cuales proveen mucha de la energía usada en el suministro de luz derrochada. Este estado general de cosas ha sido resumido inmejorablemente por Doug Pitcairn , un profesor de Astronomía de Nueva Escocia , Canadá ,al decir :

“ Me sorprende como algunos que no piensan nunca en dejar una botella plástica en el campismo, puedan pagar dinero extra todos los meses iluminando la mitad del vecindario con luces innecesarias y perturbadoras. “

La educación del público y de los gobernantes por los astrónomos ( profesionales y aficionados ) es el mejor programa que se puede acometer. Estos esfuerzos han ayudado. La contaminación luminosa, que en sí es un insulto a la belleza de la noche , es estéticamente desagradable , es un derroche de energía , un crimen financiero en la sociedad , totalmente inefectiva para la seguridad y protección y un significativo problema ambiental y absolutamente intolerable e injustificable en nuestras condiciones económicas actuales. Los astrónomos con su preparación

Los astrónomos con su preparación científica y su  apreciación del cielo nocturno , están particularmente bien calificados para tomar un rol activo en la educación  del público general acerca de estos problemas que afectan no a unos pocos sino a todos por igual.

CONCLUSIONES

Como hemos visto a través de esta exposición, la contaminación luminosa se ha convertido en un serio problema ambiental con los efectos siguientes:

  1. Incremento del consumo energético en horario de máxima demanda. El costo de la energía perdida asciende a varios millones de dólares al año, cantidad que podría ser utilizada con otros fines.
  2. La generación de la energía necesaria, producida en las termoeléctricas, implica la emisión a la atmósfera de gases causantes de lluvias ácidas y que  incrementan la concentración de CO2 y otros gases causantes del efecto invernadero.
  3. Efectos contaminantes producidos por residuos tóxicos, costosos de tratar, de las lámparas de vapor de mercurio usadas.
  4. Inseguridad vial, dada por el deslumbramiento de conductores y peatones.
  5. Intromisión en la vida privada de las personas al iluminar las fachadas y ventanas de las viviendas y edificios con la luz no dirigida hacia el suelo.
  6. Efectos perjudiciales sobre la vida de los animales, sobre todo los pájaros, que huyen de las ciudades.
  7. Efecto medioambiental negativo sobre el firmamento, refiriéndonos al entorno oscuro que es afectado por el brillo de este globo de luz artificial, observable a más de 30 km de nuestra ciudad, con la consiguiente pérdida de la visión del cielo estrellado.

Medidas para paliar la contaminación luminosa

Existe una serie de medidas que, permitiendo mantener un buen nivel de iluminación en las calles de nuestras ciudades, redundaría en una disminución importante de la contaminación luminosa y por ende, un ahorro de un 30 a 50 % del consumo eléctrico causado por el alumbrado público. Entre otras tenemos:

  1. Evitar la emisión de luz por encima de la horizontal y hacia el cielo.
  2. Utilizar luminarias adecuadas.
  3. Utilizar lámparas adecuadas.
  4. Proyectarla iluminación de acuerdo con las normas vigentes.
  5. Instruir al público general en el tema.
  6. Promover la promulgación de las legislaciones necesarias sobre el particular.

BIBLOGRAFÍA

  • David L. Crawford. Light pollution. Observer’s Handbook 1998.RASC
  • Marc Kidger. Alguien nos roba las estrellas. Tribuna de Astronomía y Universo. Diciembre 1999.
  • AAM. Informe “Contaminación lumínica en el medio ambiente”.2000
  • IDA. Help us save the stars. 2000
  • Dizano iluminazione. Catálogo Proyectores 2000

Posted in Contaminación luminosa | Leave a Comment »